La importancia de la estadística en la epidemiología

Partamos por lo más importante. La epidemiología es esa rama de la medicina que estudia el comportamiento y desarrollo de las enfermedades en la población humana. Utiliza métodos y datos contables para comprobar, a través de la evidencia disponible, las hipótesis y soluciones planteadas a los problemas existentes.

¿Y qué pinta aquí el arte de la estadística y los cálculos matemáticos?

Las estadísticas al servicio de la epidemiología

Pues los números son muy necesarios para analizar los datos obtenidos. El desarrollo de gráficas y funciones matemáticas permiten que los científicos se hagan una idea del comportamiento que tienen algunas enfermedades y su evolución en el tiempo. También son útiles para predecir qué pasará en el futuro para prevenir o disminuir su propagación. .

Gracias a la exactitud de la estadística se pueden sacar conclusiones casi certeras que se ajusten a la realidad. Aunque la epidemiología solo puede recurrir a ella cuando ya se han recabado grandes cantidades de datos y son muestras suficientes para llevar a cabo cualquier estudio.

Eso sí, con la llegada del virus SARs-CoV-2 a finales del 2019, que provoca la enfermedad conocida como covid-19, nadie pudo dimensionar los efectos a largo plazo. Ni siquiera los números. Y esto ocurrió debido a su rápida velocidad de propagación, algo bastante característico de este tipo de coronavirus.

El uso de los datos en tiempos de pandemia

¿Qué pasó con la metodología estadística? Bueno, consideremos la estrategia para anunciar el avance del virus. En Chile se comunicaba diariamente el conteo de contagiados, fallecidos y recuperados —a nivel regional y nacional—. Sin embargo, exento de errores.

Para generar gráficas, es muy importante realizar estudios constantes, cosa que no se pudo hacer con la eficiencia y rapidez suficientes a principios de año. Esto, debido a lo que te comentamos antes: el virus se multiplicaba aún más rápido.

Ahora el panorama es un poco más favorable y predecible. Los números pueden hacer las estimaciones a futuro necesarias que nos ayudarán a evitar un aumento de cifras de contagiados y muertes provocadas por el virus.

Con esa parte lista, se generarán mejores bases de datos a partir de la cantidad de personas contagiadas e ingresadas hasta el día anterior a todos los centros de salud nacionales y se aplicará una prueba llamada T-STUDENT o Curva de t.

La curva resultante servirá para determinar diferencias entre las medias —o promedios— de dos grupos a presentar. Y en este caso, uno de ellos correspondería a los pacientes ingresados el domingo —o el lunes— con números que son dependientes los unos de los otros.

De ahí, se consideran los casos totales y nuevos casos presentados en un periodo de tiempo de 24 horas, una semana, un mes, etc., donde también se buscará cuál debería ser el porcentaje de reducción de la tasa de contagios para que los casos disminuyan acorde al intervalo de tiempo que se tome para la medición.

Llegar hasta aquí, deriva de la aplicación de varios métodos que son propios del cálculo y el álgebra. Se plantean a través de integrales y sumatorias que no analizaremos aquí. Sin embargo, si tu curiosidad por las matemáticas va mucho más allá, te invitamos a investigar o incluso comentarnos otros cálculos que creas que están al servicio de la epidemiología.