Chile se está secando: ¿qué podemos hacer?

La disponibilidad de agua es uno de los principales factores que ha permitido el desarrollo de la vida en la Tierra, en especial el agua dulce. Sin embargo, a medida que ha avanzado el tiempo, esta ha disminuido sus reservas.

Además, también se la relaciona con la supervivencia de la raza humana a partir de la ubicación de los asentamientos humanos, todos formados cerca de territorios cercanos a fuentes de agua dulce, generalmente ríos. En Chile, tenemos de ejemplo el río Aconcagua y el Mapocho como las principales fuentes de abastecimiento hídrico en algunas zonas del país.

Factores naturales de la dispersión de recursos hídricos

Si bien Chile es un país con abundantes recursos hídricos, estos se encuentran dispersados de forma desigual a lo largo del territorio. Para explicar esto existen distintos fenómenos:

a) Desequilibrios geográficos/demográficos

En la zona Sur se concentran la mayoría de las fuentes hídricas de gran tamaño del país, sin embargo, en el norte-centro se concentra el 60% de la población.

b) Sequía

Desde hace más de diez años hemos estado enfrentando una mega sequía a lo largo del territorio. Esto se puede observar en el siguiente mapa, en donde se muestra el déficit de precipitaciones acumuladas del territorio en agosto 2019 comparado con el promedio histórico a la misma fecha entre 1981-2010:

Imagen 1. Mapa de déficit/superdéficit de precipitaciones acumuladas Agosto 2019 comparado con el promedio histórico en la misma fecha en 1981-2010, Dirección General de Aguas de Chile

c) Climatología:

Debido a que el clima en la zona Norte se encuentra influenciado por lo que son las altas presiones del Anticiclón del Pacífico Suroriental, las perturbaciones climatológicas que pudiesen traer lluvia al territorio no pueden ingresar, lo que vuelve la zona aún más seca y permite la existencia del Desierto de Atacama, el más árido del mundo. A medida que se avanza por el territorio chileno, el anticiclón va perdiendo fuerza, por lo que en el sur se generan mayores lluvias.

Sumado a lo anterior, nuestro país se ve influenciado por fenómenos climatológicos extremos, por ejemplo, el Niño y la Niña. Ambos afectan la intensidad del Anticiclón del Pacífico, la Niña potenciándolo y el Niño reduciéndolo, lo que afecta las precipitaciones que entran al territorio.

d) Factores humanos:

La naturaleza no tiene la responsabilidad de todo. Hay que considerar el comportamiento humano. Somos una especie que se caracteriza por modificar su entorno para adaptarlo a nuestras necesidades, lo que no siempre es correcto con el medioambiente.

Entre las zonas más afectadas de nuestro país se encuentran las regiones de Antofagasta y Valparaíso. La primera se caracteriza por la gran actividad minera en donde se hace uso de grandes cantidades de agua en los procesos extractivos que se realizan. Esta no siempre se remedia para volver a utilizarse o volver a su medio (aunque es una materia en la que se está avanzando, que cada vez obtiene más apoyo y participantes).

En cambio, la Región de Valparaíso se ve afectada principalmente por dos problemáticas: incendios y mal uso del agua. El aumento de la ocurrencia de grandes incendios en la región y el gran porcentaje de agricultura reflejan aún más la deficiencia de agua en la zona. Es una controversia recurrente en la zona qué tiene preferencia de agua: ¿un cultivo o una persona?

Medidas a considerar

El uso eficiente de los recursos hídricos es algo fundamental para poder combatir la sequía que está presente desde hace más de 10 años, así como también se debe legislar para que las industrias tengan una producción que sea sustentable. Individualmente, la ciudadanía puede trabajar para reducir su consumo de agua.

A nivel nacional, el 70% de los recursos hídricos se destinan a la agricultura, por lo que es necesario que esta se adapte a gestionar correctamente el recurso para disminuir el porcentaje, pero sin que se afecte a la producción.

Esto se puede lograr invirtiendo en infraestructura hidráulica para así aumentar la cobertura de riego tecnificado; mejorar los sistemas encargados de la distribución del agua y la optimización de canales y sistemas de inyección de agua para el caso de sectores de almacenamiento de agua.

Pero, sobre todo, se debe trabajar en comprender que el agua es un recurso sumamente limitado, el cual debe tener como preferencia el uso humano para nuestra supervivencia por sobre la economía. Para lo anterior se ha de replantear la idea que tiene el Estado sobre el agua, modificar el Código de Aguas y revisar las concesiones de derechos para adaptarlos a nuestra situación actual.